Policías peruanos y rescatistas de alta montaña recuperaron el cuerpo de un escalador estadunidense que desapareció en el 2002 cuando trepaba las cumbres de los glaciares del Perú, que debido al cambio climático están retrocediendo desde hace décadas.

El cadáver esquelético momificado todavía tenía bien conservado su vestimenta de escalador, como botas, crampones, ropa, cuerdas de seguridad, licencia de conducir y pasaporte pertenecientes a William Stampfl. La policía sospecha que murió en una avalancha hace más de 20 años; el cuerpo se conservó en buen estado, según las imágenes difundidas por la policía.

La policía dijo en un comunicado que recuperaron el cuerpo de Stampfl el 5 de julio a una altitud de aproximadamente 5 mil 200 metros sobre el nivel del mar, muy por debajo del nevado de Huascarán cuya cumbre asciende a 6 Mil 768 metros y es considerado como una de las montañas mas peligrosas del mundo.

Las condiciones de frío extremo del nevado, que pueden llegar a 19° bajo cero en las noches, habrían permitido la conservación del cuerpo desde el 2002

Edson Ramírez, guardaparque y evaluador de riesgos del Parque Nacional Huascarán, afirma que la masa glaciar tropical en esta región peruana ha estado retrocediendo durante alrededor de los últimos 10 años.

Y en ese proceso lo que se enterró años atras está saliendo a la superficie”, manifestó Ramírez.

En junio, también se halló el cadáver de otro escalador italiano que sufrió un accidente al intentar un ascenso en el nevado Cashan, de 5 mil 716 metros de altitud.

Glaciares a la baja

Perú tiene alrededor del 68 por ciento de los glaciares tropicales del mundo, los cuales son considerados como las masas de hielo más vulnerables por el calentamiento del planeta, ya que están constantemente cerca a la temperatura de congelación.

Un informe del Gobierno de Perú en noviembre dijo que el país ha perdido el 56 por ciento de estos glaciares tropicales en las últimas seis décadas, con riesgos de desbordes de inundaciones.

Muchos de esos glaciares se encuentran en la llamada Cordillera Blanca de Perú, donde está el Huascarán y otras montañas icónicas que atraen a miles de escaladores cada año.